Un solo equipo: Padres, Maestros y Alumnos
Maestros y administrativos bien capacitados
Seguro y confiable
Unaeducación católica de calidad
Accesible

NACIMIENTO DEL “COLEGIO LA PAZ”

Hace 75 años en la historia de esta Ciudad Delicias, Chih., un numeroso grupo de padres y madres de familia, preocupados por la buena educación de sus hijos en edad escolar, se reunieron el 12 de mayo de 1941 en el salón de la planta alta del edificio propiedad de don pedro Daw, con el fin de tratar lo relacionado con la fundación de una escuela particular, conscientes de que era una necesidad imperiosa. 

El señor Felipe Pineda informó que muchos padres de familia pedían que la escuela fuera dirigida por religiosas. Estando todos de acuerdo en la idea principal y en trabajar inmediatamente para su realización, se propuso nombrar la mesa directiva quedando de la siguiente manera:

Presidente: Sr. Onoto Díaz, 

Secretario: Sr. Felipe Pineda 

Tesorero: Sr. Roberto Valenzuela 

   

Para formar el censo escolar se designó a los señores Salvador García, Samuel Caballero, Tiburcio González, Ingeniero Manuel Gameros, Enrique Espinoza, Jesús Licón, Cesar Tinoco y Roque Oropeza. Para conseguir autorización del establecimiento de la escuela a los señores Manuel Carrasco, Rafael Beltrán del Rio, José E. Almanza y Onoto Díaz. Para conseguir el personal docente a los  señores Roberto Valenzuela, Antonio V. Máynez y Manuel Terrazas. Fue así como se iniciaron las gestiones y trabajos para establecer en Delicias el Colegio particular “LA PAZ”.

A los pocos días de tener lugar esta reunión el señor Onoto Díaz renunció y en su lugar  se nombró al Sr. Antonio V. Maynez.    

 Los trámites  se siguieron y ante la imposibilidad de conseguir religiosas a corto plazo, el Comité   Pro-Escuelas Particulares envío a la ciudad de Chihuahua a los   señores Pineda y Valenzuela, para tratar con el profesor José Ontiveros las bases para instalar en Delicias un Colegio dependiente del plantel de su propiedad “Colegio Particular “La Paz”, incorporado en Chihuahua, Chi., trámites que inició el Señor Máynez por teléfono.                                                                       

El colegio inició sus clases el 1º de septiembre de 1941 en un local rentado donde había estado  el “Hotel Salvador”, de Don salvador Estavillo  ubicado en las avenidas Río Chuviscar Oriente y Primera.  

 

Como primer director el Profr. Ontiveros, y  la Srita. María de Jesús Gamboa, una de las más entusiastas colaboradoras, asumía las responsabilidades del Colegio cuando el director estaba ausente.  En 1944 renunció el Profr. Ontiveros y se hizo cargo de la  dirección, la Profra. María A. de González, quien estuvo hasta  1948, cuando el colegio contó con su  primer internado.

Obligados por el número de alumnos, se optó por formar un patronato integrado por el Sr. Luis A. Monroy como presidente, Sr. Ernesto Sánchez, como secretario y el ingeniero Manuel Espino, para planear la construcción de un edificio que reuniera las condiciones necesarias para mejorar el desarrollo de las actividades del colegio, cuyas obras se encomendaron al Ing. Ignacio Cobos.  

El patronato solicitó por segunda vez los servicios del Profr. Ontiveros, quien accedió únicamente para arreglar la incorporación del Colegio al departamento de Educación del Estado. Fungiendo como directora la Srita. María de Jesús Gamboa.

 

  

El 12 de septiembre de 1948, el C. jefe de educación Profr. Manuel Resquer en representación del gobernador del estado Ing. Fernando Foglio Miramontes, declaró solemnemente inaugurado el nuevo edificio para orgullo de los padres de familia que veían así coronados sus esfuerzos. 

En agosto de 1951 a petición del Patronato vinieron las  hermanas  Natalia G. de la Cadena y Dominica Ochoa a estudiar las posibilidades de formar una nueva casa para su congregación de las Hermanas  Dominicas de la Reina del Sto. Rosario. Habiéndose puesto de acuerdo,  solicitaron el permiso a la Casa General, en San Francisco, California, mismo que les fue concedido. Fue así que en ese mismo año, en el  mes de agosto,  llegaron las hermanas, Natalia G. de la Cadena y Ma. Inés A. Guerrero, para dar inicio a su labor académica en septiembre. En noviembre del mismo año llegaron las hermanas Rosa María Peralta, Margarita Bernal, Martha Huerta y Dominica Ochoa, quien fallece pocos meses después, en abril de 1952

 

En  agosto de 1952 llegó  la Hna. Estela Gómez Aranda para hacerse cargo del kínder en el Colegio.

 

El Colegio se mantuvo bajo la responsabilidad del patronato desde 1941 hasta el año 1954,   cuando el  Sr. Luis Monroy,  presidente del patronato, entregó la administración del  colegio a las hermanas  M. Natalia García de la Cadena y Estela Gómez Aranda.

La H. Natalia estuvo como directora de 1951-1957, época en la que se construyó un foro al aire libre, así como la casa-internado que fue construida en la calle 4ª y avenida 5ª norte en un lote propiedad del Sr. Homero Chávez y Jesús Cabrera, mismo que donaron al Colegio. La casa internado hospedaba a las religiosas y asistía a los alumnos que residían fuera de la ciudad. Había también medio internado

 

  

 

En 1971 los hermanos lasallistas, pidieron la fusión de las dos escuelas, la de niños, encomendadas a los hermanos y la de niñas que estaban bajo la dirección de las hermanas. La fusión no obtuvo el éxito esperado, por lo que el Colegio la paz, quedó bajo la dirección de las hermanas.

En su afán de progreso, la Hna. Ma. Inés Guerrero, inició con entusiasmo los cursos de Secundaria Mariano Irigoyen y Comercio, egresando la primera generación en el año de 1956. 

 

 

La Secundaria Mariano Irigoyen suspendió sus cursos por unos años y en 1963 reabre sus puertas con el nombre de Instituto “La Paz”, bajo la dirección de la H.  María del Rosario Sánchez, quien dio un realce académico al Colegio y una renovación al edificio. En 1976 la secundaria “Instituto La Paz” vuelve a cerrarse, reabriéndose nuevamente en el 2005 con el nombre de Secundaria La Paz. 

 

  

Desde entonces  y hasta ahora, el Colegio la Paz  sigue recibiendo y entregando generaciones bajo la dirección de diferentes hermanas y maestros laicos, que han dejado parte de su vida guiando a la niñez y juventud a una educación integral que responda a las diferentes necesidades de la sociedad.